Corral de Taruguín 2018

35,00

Vendimia y Elaboraciones.

La vendimia tuvo lugar el día 8 de octubre. Encubamos la uva en un depósito de acero inoxidable de 1.500 litros, sin adicción de sulfuroso. Tras siete días de maceración con sus pieles, arranca la fermentación espontánea inducida por las levaduras indígenas, sin adicción de levaduras seleccionadas. La duración total entre fermentación y maceraciones, anterior y posterior a la fermentación, alcanza los 20 días. Aplicamos bazuqueos y remontados al inicio del proceso.

Crianza.

Mantenemos el vino son sus lías más finas en depósito y el 19 de noviembre de 2018 rellenamos cuatro barricas de roble francés. En estos recipientes tuvo lugar la fermentación maloláctica en primavera de 2019, tras la cual se realiza un trasiego. Mantenemos al vino vigilado con frecuentes catas y controles, y se realizan trasiegos cuando son demandados. Se completa una crianza total de 16 meses.

Categoría:

El Corral de Taruguín

Añada 2018.

El invierno estuvo marcado por el frío, con precipitaciones generosas y bastante nieve hasta bien entrada la primavera. La brotación comenzó en torno a finales de abril, como viene siendo habitual en la zona. La primavera, también marcada por las lluvias y el frío, trajo heladas durante la primera quincena de mayo, resultó muy fresca hasta mediados de junio.

El verano no resultó muy extremo, con temperatura moderadas, con frecuentes lluvias y menos tormentas de las habituales lo que alargó el ciclo vegetativo, proporcionando abundante masa foliar. Desde agosto hasta octubre estuvo muy seco, pero no muy cálido.

Embotellado.

En agosto de 2020 acometimos el embotellado del Corral de Taruguín resultando una producción limitada de 887 botellas de 750 mililitros.

Datos.

  • Uvas:   98% Tinto Fino & 2% Albillo.
  • Alcohol:   14.76%
  • Acidez Volátil:  0.69 g/l
  • Acidez Total:    6.10 g/l ác. tartárico
  • pH:                   3.62
  • Sulfuroso:        54 mg/l
  • Azúcares:         1.20 g/l
  • Ácido Málico:  < 0.10 g/l

En la zona más oriental de la Ribera del Duero (Soria), a una gran altitud nos encontramos viejos majuelos (pequeñas plantaciones de viñedo) donde subsisten esforzadamente sus inquebrantables plantas. La climatología viene marcada por un clima continental extremo, con muy pocas lluvias, un largo y gélido invierno, y un verano corto y extremo también.

Estas condiciones derivan en que las plantas requieran de un largo periodo de maduración al final del cual se ven sometidas a una gran diferencia térmica noche-día, que ayuda a mantener una atractiva intensidad aromática en los vinos, y los dota de taninos bien maduros. Así mismo, este clima favorece la implementación de una agricultura sostenible con el medioambiente.

Viñedo.

En la zona predominan los terrenos calcáreos, con suelos de diferente composición y profundidad de suelo. La roca calcárea que existe en profundidad aporta mineralidad a sus vinos, e impide que las raíces profundicen excesivamente. La composición del mismo es variable entre la arena, arcilla o piedras.

También te recomendamos…