Un Taruguín Soriano

Un Taruguín Soriano

Un Taruguín Soriano que viene a inyectar ilusión y frescura a la Ribera del Duero. Una denominación que se ha constituido como una de las regiones del vino de mayor éxito.

Al abrigo del prestigio de la mítica bodega Vega-Sicilia, y de otras firmas con gran potencial, se creó a principios de los años ochenta del pasado siglo XX la denominación de origen Ribera del Duero.

Ribera del Duero se ha considerado como una de las denominaciones de origen de mayor crecimiento y éxito comercial. Este éxito ha propiciado una modernización de las bodegas y sus instalaciones, pero también nos ha proporcionado el arranque de viejas viñas y la implantación de nuevos viñedos. Todo ello en aras a conseguir una producción que, aunque ha permitido suministrar de vino al sistema, ha propiciado la pérdida de una identidad que era propia de la zona.

Sin duda se ha producido una especie de genocidio vitícola en el que se han exterminado gran cantidad de majuelos de indudable calidad, un patrimonio vitivinícola al alcance de muy pocas regiones de la vieja Europa.

Siempre nos quedará París.

Pero, como la aldea de Asterix, en los confines de la ribera en su margen oriental, a una altitud extrema entre los 900 y 1000 metros, nos encontramos con un viñedo inalterado. En los alrededores de San Esteban de Gormaz, descubrimos un tapiz de pequeños viñedos. Son majuelos marcados por su carácter familiar y determinados por un minifundismo cultural.

Es lo que nosotros definimos como la auténtica Ribera del Duero. La Ribera que mantiene sus raíces. Aquí encontramos el arquetipo de viñedos que dio origen a la leyenda. Soria, esta provincia olvidada y vaciada, portadora de un acervo cultural único: mesta, vino, matanzas, románico, celtíberos… un legado interminable al que la modernidad no ha llegado. Afortunadamente.

Un Taruguín Soriano.

Sobre estos cimientos forjamos nuestro vino Taruguín. Así constituimos nuestros mandamientos:

  • Recuperación de viñedos abandonados.
  • Integración en agricultura ecológica.
  • Elaboración basada en la mínima intervención.
  • Crianza de vinos de guarda.

Ahora presentamos este Taruguín 2017, un vino procedente de viñedos recuperados, elaborado con uvas de Tinto Fino y Albillo, con una crianza en barricas de roble francés de quince meses. Un Taruguín Soriano. Embotellado en verano de 2019, y que ahora comienza su mejor momento de cata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *