«Es más ecológico y disruptivo mi vecino jubilado que Greta Thunberg.»

Lagareta

Cuando las uvas están en su punto de maduración llega el momento de despertar la gran viga de madera. La lagareta con su ritmo lento de prensado extrae la esencia del mejor fruto que será vino.

Jóvenes en La Lagareta. El mecanismo del lagar es sencillo, no va más allá de la aplicación primitiva e ingeniosa de la teoría de la palanca, convirtiendo un movimiento rotatorio en un desplazamiento vertical. Sin sofisticaciones nos acercamos a la Ribera del Duero para conocer una iniciativa que pretende mirar al pasado para afrontar el futuro. Un vaso de vino y una conversación con Pablo Nieto, creador de Jóvenes por el Vino, desarrolla su proyecto LA LAGARETA. ¡Ahí queda!

Nacho: Muchos de nuestros seguidores son bercianos, y les gustaría conocer como es un pueblo de la Ribera del Duero.

Respuesta: En mi imaginario las casas siguen manteniendo las fachadas de piedra caliza y la base adobe; las puertas se abren para cualquier foráneo; los domingos, después de ir a misa se toma el vermú con tu cuadrilla; los cumpleaños son celebrados en familia con un lechazo asado; las abuelas prenden las glorias para calentarse en invierno y las viñas de vaso son tesoros que embellecen el paisaje. La realidad, a día de hoy, es que el corto plazo ha ganado a lo eterno; la inquina a la solidaridad y lo fácil se premia más que el esfuerzo.

ACERCAR EL MUNDO DEL VINO A LA GENTE JOVEN.

Nacho: Según tengo entendido, el germen de todo esto ha sido la Asociación Jóvenes por el Vino. Me gustaría que me contaras los objetivos de esta asociación.

Respuesta: Bueno, yo llevo yendo a las viñas desde los doce años y mucho antes, aunque fuese en verano a quitar cuatro brotes. Mi padre es viticultor y así lo han sido mis antepasados. Tras la experiencia de JPEV (en la que sigo) la mente ha entrado en contacto con otras formas de pensar y ver el mundo del vino: aquel viaje a Barolo disfrutado desde las entrañas de la mítica Conterno Fantino, la diversidad de Simplesmentes Vinhos o aprender de gente que está irrumpiendo como César Márquez te hacen repensar la forma de ver el mundo. Y obviamente, no tienes el mismo paladar hace unos años que ahora.

No me ha arrepiento de nada de lo que he hecho ya que ha sido el condicionante de lo que soy pero asimilo que el ser humano está en constante cambio y yo seguiré cambiando. Espero que a mejor. Y bueno, los objetivos de JPEV son muy sencillos: acercar el mundo del vino a la gente joven. No hay más.

Nacho: Hablamos de lo que habéis sido, y me resulta muy intrigante vuestra metamorfosis, no vais a ser jóvenes toda la vida, ¿Qué planes de futuro tienes?

Respuesta: Como asociación se mantendrá la esencia. Cada uno aporta lo que quiere y puede en cada momento pensando en colectivo más que individual. Manu es y será un brillante arquitecto; Asier un gran ingeniero; David enólogo sobresaliente y yo, Pablo, pues sigo luchando en ser un gran viticultor y dinamizador en mi zona. Después de salir de currar, nos juntamos para descorchar unos vinos y acoplar todas nuestras ideas. Cada vez vamos incorporando savia nueva y la idea es delegar. Disfrutar del presente y reconocer que hay que pasar el testigo.

La Lagareta.

Nacho: Así pues, parece que el proyecto se personaliza y se establece en La Lagareta pero, ¿es un grupo cerrado o se trata de un grupo abierto con posibilidad de incorporaciones?

Respuesta: La Lagareta es una empresa desarrollada por Pablo Nieto, diferenciada de JPEV, ligada pero claramente diferenciada. JPEV es una asociación y por lo tanto está abierta a todo el mundo, La Lagareta es un proyecto empresarial y por lo tanto hay un lucro y fines diferenciados aunque si es cierto que tiene un gran valor social. No vendo cualquier vino ni cualquier marca. Tengo una forma muy determinada de hacer las cosas y se mantendrá en este proyecto: mimar la viticultura, cuidar al origen y respetar al trabajador.

Nacho: Siempre estamos muy interesados en las actividades culturales, y podríamos avanzar que desde un punto de vista etnológico la mirada al campo es cultura, ¿contempláis la viticultura como una actividad en vuestro marco de actuación?

Respuesta: La viticultura es una de las bases de La Lagareta. Un proyecto 360º que integra servicios de viticultura, comunicación, comercialización y desarrollo de servicios. Obviamente, la prestación de servicios de viticultura es un porcentaje muy alto del total. Con una filosofía muy clara y diferenciada del concepto actual de viticultura. No estoy inventando nada, simplemente hago lo que se ha hecho toda la vida en pueblos vitícolas de la zona como Pesquera de Duero o Roa. Adaptamos el modelo con un concepto de marca más actualizado. Tomo como referencias en este sector está gente como Julio Prieto, Simonit i Sirch, Julián Palacios o José Antonio Ayerra.

Jóvenes en La Lagareta.

Nacho: Siempre hablamos de la España Vaciada, pero no ofrecemos la posibilidad a los jóvenes de incorporarse al medio rural con medios atractivos. ¿Cuál es tu propuesta?

Respuesta: Es muy simple. La realidad es que cuando eres joven no quieres atarte a algo durante toda la vida, quieres explorar, cagarla, aprender, disfrutar y conocer por ti mismo qué es lo que quieres o no ser en la vida. Estoy abriendo la posibilidad a gente diversa a que pruebe el mundo de la viticultura. Lo más seguro es que no quieran estar desnietando todos los veranos pero por lo menos sí haberlo probado. Se llevan esa experiencia y lo recordarán. Aprenderán español o simplemente un oficio. Creo que el medio rural tiene esa oportunidad de atrapar a ese nicho de mercado que puede llenar pueblos durante todo el año aunque no quieran echar raíces durante toda la vida.

Nacho: Nos encanta tu entusiasmo e iniciativa, seguro que nos hemos dejado cosas interesantes que tratar. Qué planes quisieras destacar para este 2021.

Respuesta: Mi plan más próximo es la adquisición de alguna vivienda en la zona, reforma y plan de alquiler para jóvenes. Estoy centrando esta propuesta en la atracción de industrias como el diseño o publicidad, donde no necesariamente necesites una gran oficina pero sí una gran fuente de inspiración y de eso, el medio rural va sobrado. No hace falta inventar nada. Es más ecológico y disruptivo mi vecino jubilado que Greta Thunberg. Puede haber un punto intermedio y es a donde me quiero enfocar: el hoy no es posible sin el ayer. No creo que vaya a cambiar el mundo pero al menos si puedo cambiar mi entorno y mejorarlo seré feliz.

Jóvenes en La Lagareta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *