Castro Ventosa, Lugar de Interés Geomorfológico y algo más.

  • por

Castro Ventosa es un emplazamiento muy reconocido en la Comarca. Es un cerro testigo labrado a lo largo del proceso de encajamiento fluvial del Pleistoceno.

El Castro de la Ventosa es un cerro de superficie prácticamente plana que destaca en torno a 150 metros sobre los valles que lo rodean. Se trata de un elemento de destacado relieve que se atisba desde buena parte del Bierzo. Esto le otorga características ideales como punto de observación y vigilancia, y posiblemente este motivo hizo que fuera elegido como emplazamiento de un poblamiento en época prerromana.

Los romanos, durante su explotación de las riquezas auríferas del noroeste peninsular, bautizaron esta población como Bergidum Flavium, dando origen al nombre actual de la región (Bergidum – Bierzo). Su emplazamiento bien soleado y fácilmente defendible constituía un punto ideal para su asentamiento defensivo. Posiblemente la falta de aprovisionamiento de agua seguro en la peña fuera la principal razón de su despoblamiento en época tardorromana.

Una rampa de suave pendiente situada al pie de una sierra.

Un glacis viene definido como un terreno con una ligera pendiente, situado entre una montaña y una llanura, cubierto por una capa de cantos de diversos tamaños que son producto de la erosión. Efectivamente, en lo alto del cerro nos encontramos con gran cantidad de cantos rodados, algunos de gran tamaño. Los investigadores creen que éstos fueron transportados por una fuerte corriente fluvial.

Castro Ventosa resulta muy representativo del sistema de terrazas escalonadas y glacis característicos de este borde noroccidental de la Hoya Berciana. Por su altitud, se considera que se trata del primer episodio de relleno, la primera y más alta terraza cuaternaria del sistema fluvial Cúa-Burbia-Sil. Posteriormente se producirían nuevos episodios de erosión y encajamiento fluvial, que tras su sedimentación formarían una terraza a segundo nivel conocida como La Valiña, camino de Villadecanes.

Si miramos hacia el norte comprendemos que Castro Ventosa forma parte de una sucesión de relieves que desde Pobladura de Somoza han ido constituyendo diferentes rellanos conocidos como La Campa de Marcos, Las Chas y Teso Salto. Nos resulta muy expresivo el topónimo que identifica a un Glacis como las Chas (las chanas – las llanas). Además Las Chas están salpicadas de viñas que hacen que resulte un sitio de gran atractivo para pasear y conocer.

Nosotros observamos el Castro desde todas nuestras viñas. Sin duda es parte indisoluble del paisaje berciano.

Viñedos

Lugar de Interés Geomorfológico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *