Nuevas Brisas para la Escena del Vino.

  • por
Brindis

Nuevos análisis de las tendencias actuales sugieren que el crecimiento en el consumo de vino durante la pandemia ha sido liderado por mujeres, parafraseando a Zoltan Nagy: son nuestras Reinas de Copas.

Es el vino la bebida de la mujer libre que aleja a las personas de la mentira. La mujer lidera la transformación en las escenas de consumo del vino. Sin duda hay una conexión femenina mágica con el mundo del vino que viene a romper paradigmas que el pasado imperio masculino había impuesto. Por ejemplo, con frecuencia observamos que las mujeres llegan para acabar con el tintocentrismo masculino, diversificando sus preferencias incorporando vinos blancos, rosados, espumosos, ¡¡incluso se atreven con los vinos de crianza biológica!!

Pero no sólo en la tipología de vinos consumidos se nota este toque mujeril, también incorporan nuevos ambientes en los que disfrutan del vino entre los que destacamos:

  • En espacios propios, asociados a una vivencia más individual y hedonista.
  • En sus momentos de elaboración en la cocina, animando su lado más creativo.
  • Acompañando a una cena romántica con sus parejas, escena más íntima y seductora.
  • Compartiendo con amigas su fascinación por un mundo, donde se encuentra más cultural y expeditiva.

El vino es una pieza de nuestra cultura, de nuestro paisaje y de nuestras tradiciones; en definitiva, un concepto eminentemente popular. Y sin duda, para nosotros siempre la mujer ha sido un ingrediente fundamental en la cultura del Vino en el Bierzo. Responsables en casi todos los procesos, presentes en poda, vendimias y otras labores agrícolas, siempre cuidadosas en las labores de casa, la bodega era una parte más en que ellas ejercían su rol preponderante.

Reinas de Copas.

En los últimos años hemos asistido a una creciente presencia de la mujer en el mundo del vino. También leemos en el libro ‘Reinas de copas’ sobre mujeres que elaboran vino en España, donde Zoltan Nagy afirma haberse encontrado con personas que aportan un plus de amor, sensibilidad y valentía.

Muchas han seguido sus sueños de elaborar su propio vino, de volver a la casa familiar y seguir adelante proyectos que deben a varias generaciones.

Reinas de Copas, Zoltan Nagy

Así nosotros en el Bierzo también tenemos nuestra particular monarca: La Reina Mencía, que tan bien abandera nuestra querida Vanessa Silván, al frente de la Web The Queen Mencía, página de actualidad y encuentro en el vino berciano.

Ellas siempre presentes.

Nos viene a la cabeza aquella vendimia en la que la helada nos dejó casi sin uva para elaborar nuestro vino Pyjama. Fue duro reponernos, pero peor lo pasaron las plantas que a fecha de hoy aún siguen sufriendo las consecuencias de esa brutal bajada de temperaturas.

Recurrimos al viejo Santiago para preguntar por mencía procedente de viñas viejas. Nos citó en su casa, con su familia, y allí nos presentamos. Con afecto y amabilidad nos recibieron Santiago e Hildegar, trabajadora y tenaz pareja berciana. Él de Otero, ella de Valtuille. Compartimos velada recordando sinsabores, pero también alguna que otra alegría. Hildegar nos agasajó con algo de matanza, queso, tortilla y, como no, vino.

Llegados al punto, preguntamos a Santiago por la posibilidad de adquirir algo de uva. Conocemos sus viñas y su manera de trabajar. Esa mencía es oro berciano. Santiago nos contestó con evasivas, excusas y regateos. No se trataba puramente de una negociación, más bien era una conversación que deambulaba acerca de la viña y de la vida. Semejante cháchara , agradable sin duda, no parecía llevarnos a ningún trato. Hasta que, en un silencio, habló Hildegar afirmando: «La Uva de Villegas se vendimia para Demencia».

En esto también Hildegar lleva la voz cantante. Así es ella, y así es su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *