El Peso de varias Generaciones

Hemos recorrido junto con un nutrido grupo de aficionados las nuevas elaboraciones de César Márquez. Flamante y prometedora figura de la enología berciana, César elabora vinos que presume pueden ser bebidos y disfrutados muy pronto.

César, cosecha de 1988, es la séptima generación de viticultores en una familia que documenta su actividad desde 1752. Arruinados por la masacre de la Phyloxera, sus antepasados tuvieron que emigrar a Cuba, donde no olvidaron su oficio y, a buen seguro, soñaron en numerosas ocasiones con sus añoradas viñas de Valtuille.

Ya a mediados del siglo XX, pudieron volver a su precioso pueblo y retomar la actividad hasta conseguir en estos días constituirse como una de las sagas preponderantes en el cultivo de la vid de la región. Al reemprender su actividad, fundamentaron el negocio en su actividad granelista para, poco a poco, dar paso a los vinos embotellados y la elaboración de vinos de guarda.

Un Recorrido por los vinos de César.

Fuimos un puñado de afortunados los que pudimos conocer en primera persona la totalidad de los vinos que han sido embotellados por el joven elaborador de la añada 2018. César abraza con entusiasmo la nueva calificación de los vinos del Bierzo, y nos presenta con simpleza su vino de región, su vino de villa, y sus vinos de paraje.

  • Parajes. Se trata de su Vino de región «Bierzo», elaborado con uva procedente de siete pueblos diferentes.
  • Las Firmas. Su vino de Villa, elaborado con uvas procedente de viñedos de su pueblo: Valtuille de Abajo, utiliza viñedos con predominio de suelos arenosos, es su vino más serio y contundente, y posiblemente el que tenga mayor capacidad de guarda.
  • Vinos de Paraje:
    • El Rapolao. El paraje de moda en Valtuille, constituido por arcillas con orientación occidental y protegido de los rayos del sol hasta media mañana. Una de las zonas más frescas de todo su pueblo. Numerosos enólogos de todo el mundo han puesto sus ojos en este pedazo de tierra. El Rapolao es ya un monumento al minifundismo que hemos heredado, y que sin duda, hará más grande a Bierzo.
    • Pico Ferreira. Situado en Toral de los Vados, de suelo pizarroso y orientación noreste, calificado como vino de montaña, las plantas en la parte más alta están situadas a más de 700 metros de altitud. Apuesta personal de César, un descubrimiento que elabora en colaboración con experimentados viticultores de la zona.
    • Sufreiral. En la misma montaña que Pico Ferreira, apenas a trescientos metros de distancia, su orientación es más occidental, lo que confiere al vino una singular elegancia.

Los Mandamientos de César.

Algunos mandamientos gobiernan la enología de César y queremos hacernos eco de los que más nos impactaron:

  1. Los vinos que hago con uva de buenas personas salen siempre mejor.
  2. Cuando vendimio y en casa me dicen que la uva está verde, siempre me pregunto si me he precipitado.
  3. Quien tiene un viñedo tiene un tesoro.
  4. Me gusta compartir los vinos y que me los critiquen.
  5. El Bierzo y su minifundismo nos van a proporcionar algunos de los más grandes vinos del Mundo.

Este es César Márquez, una persona enraizada en una familia que le apoya pero que, con entusiasmo y el aliento de su novia, quiere hacerse hueco y diferenciar sus vinos. Una personalidad única que ya está siendo admirada en 11 países. César, tímido por naturaleza, se crece en las distancias cortas y, con un vino en la mano, disfruta compartiendo su pasión que en algunos momentos puede parecernos hasta obsesión. Para nosotros es un orgullo tener un compañero en el Bierzo como él. ¡Larga vida a César Márquez! ¡Salud!

Prometedora figura de la enología berciana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *