El Suelo Importa

  • por
ElSuelo Importa

El suelo importa y cada vez más. En el moderno avance de marketing vinícola es habitual encontrar menciones a la crianza de los vinos, a la variedad de la que están hechos, o a la región de la que proceden. El valor de los mismos se ve condicionado por estas variables. Rara vez se pone en valor la relación del suelo con el vino.

El suelo es el sustento donde la planta absorbe sus nutrientes. Podemos definirlo como la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activa, que proviene de la desintegración o alteración física y química de las rocas y de los residuos de las actividades de seres vivos que se asientan sobre él. Así pues el suelo también tiene un componente de naturaleza orgánica.

Existe una enorme confusión respecto a la naturaleza de los suelos sobre la que queremos poner algo de luz. Así por ejemplo, en ocasiones oímos a los sumilleres y agrónomos comparar los suelos de arcilla con los suelos de pizarra. La comparación no es correcta ya que éstos son dos conceptos totalmente diferentes. La naturaleza arcillosa de un suelo nos habla de su textura, pero si un suelo es pizarroso es por su origen.

Llegando a este punto, el origen de los suelos en nuestro corto entendimiento solo puede ser de tres tipos:

  • Pizarra.
  • Caliza.
  • Orgánico.

Algo tan sencillo que a veces es olvidado.
Desde el punto de vista de la composición mineralógica de los suelos, atendiendo a la roca madre podemos encontrar:

  • Rocas Ígneas: del magma. Ejemplo: volcánicas.
  • Rocas metamórficas: pizarras, cuarcitas.
  • Rocas sedimentarias:
    • Dentríticas: compactación – areniscas y arcillas.
    • Químicas: sedimentación de sustancias: calizas.
    • Orgánicas acumulación de orgánicos: carbón, antracita.

En todo caso, lo que buscamos en nuestros suelos es la recuperación de éstos a la vida, y su integración con las plantas a través de las raíces y del microbioma. Nosotros en el Bierzo – y ya llevamos 15 años – nos encontramos con suelos cansados. Suelos con baja materia orgánica, y además muy contaminados con pesticidas.

La realidad es muy simple: la planta se alimenta de humus. Basamos nuestra recuperación de suelos en el aumento de la materia orgánica. La relación fértil se produce porque esta materia orgánica se asocia con la biomasa microbiana consiguiendo humus. También la materia orgánica evita el lavado de nutrientes y la erosión.

El Suelo Importa y es por algo.

En lo que nosotros hemos comprobado, la actuación sobre el suelo es fundamental. Hemos detectado la influencia del mismo sobre las cepas, pero también sobre otras plantas. No podemos sacar conclusiones sobre el papel ni con teorías, sino sobre la base de la experiencia y la sensibilidad. La interacción entre el agricultor y las plantas es la base del crecimiento como persona.

A menudo observamos que la agricultura pretende estar por encima de la Naturaleza, y las personas intervienen en exceso en algunos términos. Nosotros simplemente queremos formar parte de una realidad, de manera sosegada, humilde y sincera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *